La Academia Mexicana de la Historia, Correspondiente de la Real de Madrid, asociación civil sin fines de lucro, tiene por objeto el impulso, desarrollo, fortalecimiento y difusión de los estudios históricos entre el amplio público de nuestro país.Fundada el 12 de septiembre de 1919, por destacados hombres comprometidos con el estudio del pasado de nuestro país, quienes eran académicos correspondientes de la Real de Madrid, la institución se dispuso a iniciar labores mediante la discusión de trabajos, la recopilación de materiales bibliohemerográficos,  el impulso a la realización de investigaciones, el rescate de fuentes documentales y el fomento a la conservación del patrimonio histórico-cultural de México.

En 1942 la Academia comenzó con la edición de sus Memorias, publicación que habría de recoger los resultados de sus investigaciones a través de artículos que dieran cuenta de los avances y debates historiográficos  recientes. Las Memorias también darían cuenta de los “Discursos de ingreso de sus académicos”.

Siendo director don Atanasio G. Saravia, el 9 de agosto de 1951, se protocolizaron los Estatutos de la Academia, que sancionaron el objeto de la asociación y establecieron el número de 24 sillones. Luego de varias reformas, en la actualidad la Academia cuenta con 30 sillones, que corresponden a 20 académicos residentes en la Ciudad de México y 10 académicos  con domiciliados en algún estado de la República.


No sería sino hasta 1952 cuando la Academia logró el proyecto de contar con una sede propia. La construcción de la casona se realizó gracias al apoyo de muchas personas e instituciones, en particular  al Banco Nacional de México y a las gestiones que en él realizó don Atanasio G. Saravia. La fachada de la sede es una obra colonial,  de fines del siglo XVIII, que perteneció al palacio de los Condes de San Bartolomé de Xala (ubicado en la antigua calle de Capuchinas, hoy Venustiano Carranza).


En el año de 1998, siendo director don Miguel León Portilla, la Academia inició con la edición de su ciclo “Historia, ¿para qué?”, que se celebra año con año. Su sucesora, la doctora Gisela von Wobeser, multiplicó las actividades, incluyendo diplomados y cursos especializados. Desde el año  2011, la actual Mesa Directiva, presidida por el doctor Andrés Lira González, ha fortalecido y multiplicado las actividades públicas, que año con año cuentan con la asistencia de poco más de 5,000 personas.


En el año 2014 se inauguró la Biblioteca “Atanasio G. Saravia”, la cual cuenta con un acervo de 18,000 volúmenes y que resguarda los fondos Atanasio G. Saravia, Clementina Díaz y de Ovando y colecciones particulares como la Raúl Arias Sánchez,  el Archivo Fotográfico AMH y el Archivo Histórico AMH. También se cuenta con un Fondo Reservado que alberga obras raras, curiosas y antiguas, que datan de principios del siglo XVII.La Academia, a casi cien años de vida, continúa con sus actividades y las difunde a través de medios digitales como redes sociales y un canal de videos.


La historia, en última instancia, constituye nuestra memoria colectiva. Con un mejor y mayor conocimiento de nuestro pasado podremos tener un mayor sentido de pertenencia, identidad y podremos tomar decisiones más informadas.  La Academia Mexicana de la Historia realiza actividades culturales de alto nivel dirigidas al público en general, pues nuestra función más importante es la difundir el conocimiento histórico.